¡Comparte con tu red!

Hunter Biden y la Computadora Extraviada

por | Internacional, Política

El dicho popular moderno que dice “cometer errores es de humanos, pero para realmente complicar las cosas se requiere una computadora” se aplica perfectamente al hijo del Presidente Joe Biden, quien nunca sospechó que él se convertiría en el prototipo de este refrán y sería la causa de un escándalo político internacional de proporciones mayúsculas.

 

La vida del hijo del presidente ha sido marcada por una serie de problemas y embarazos que han manchado a la familia entera. Algunos de los antecedentes los expuse en la anterior entrega. Muchos de los problemas de Hunter Biden se están traduciendo en un probable juicio político para tratar de destituir al presidente Biden. La vida escandalosa del hijo del presidente será uno de los elementos que afectará la elección presidencial del año entrante.

El dicho popular moderno que dice “cometer errores es de humanos, pero para realmente complicar las cosas se requiere una computadora” se aplica perfectamente al hijo del presidente Joe Biden, quien nunca sospechó que él se convertiría en el prototipo de este refrán y sería la causa de un escándalo político internacional de proporciones mayúsculas.

La historia comienza en abril de 2019 cuando un hombre que se identificó como Hunter Biden llevó su computadora para ser reparada en el negocio llamado “The Mac Shop”, localizado en Wilmington, Delaware y propiedad de John Paul Mac Isaac. En los documentos que firmó el individuo que llevó la computadora se estipulaba que la propiedad del equipo pasaría al dueño del negocio a los 90 días de que el dueño no pasara a recogerla. La firma en el documento corresponde a la de Hunter Biden.

Pasados 90 días el dueño del negocio se dio cuenta de que esa computadora contenía información que incriminaba al hijo del presidente en actos posiblemente ilícitos. El Sr. Mac Isaac informó al FBI acerca de sus hallazgos y el FBI obtuvo una copia, la analizó y para noviembre de 2019 confirmó que la información era legítima y en diciembre de ese año la incautó.

El Sr. Mac Isaac había hecho copias del disco duro de la computadora y los compartió con la campaña de reelección del presidente Trump. La información contenida en la computadora incluía unos 120 mil correos electrónicos que, entre otras cosas, ligaban a miembros de la familia del presidente con pagos cuestionables de varios grupos empresariales con conexiones gubernamentales de Ucrania, Rusia, y China, entre otros. Además, la información incluía fotografías de Hunter aparentemente usando sustancias ilícitas y mostrándolo armado, desnudo y con prostitutas.

Después de meses de que se mantuvo la información encubierta, el 14 de octubre de 2020 (tres semanas antes de las elecciones presidenciales), el periódico New York Post publicó información de la computadora apoyada en algunos de los correos electrónicos de la misma.

Si alguien pregunta ¿por qué los medios de comunicación social no amplificaron la noticia?, la respuesta es que a pocas horas de que se publicara la nota del Post, el FBI mantuvo conferencias con directivos de Twitter y de Facebook informándoles de que habían detectado una campaña rusa para desprestigiar a Joe Biden por medio de su hijo Hunter. A consecuencia de esto, las compañías bloquearon la reproducción de la información del Post.

Más aún, cinco días después, se publicó una carta firmada por 51 oficiales de agencias de inteligencia de los Estados Unidos en la que implicaban que la información publicada tenía todas las características de una campaña de desinformación. La realidad es que la única desinformación fue la carta misma que fue organizada por la campaña presidencial de Joe Biden, específicamente por Antony Blinken, el actual secretario de Estado y Michael Morell, quien había dirigido la CIA.

Esta carta hizo que la información fuera bloqueada en la mayoría de los medios y que el propio Biden la usara para rechazar las acusaciones que Trump le hizo en el debate presidencial de 2020. Un análisis completo acerca de este tema, realizado por el Wall Street Journal vale la pena escuchar[1].  La carta ahora está siendo investigada por el congreso norteamericano, pero el efecto de haber protegido a Joe Biden para que ganara la elección presidencial ya no tiene reversa.

Algunos puntos que ahora son claros, basados en la información de la computadora, entrevistas al propio Hunter, y las audiencias del congreso son los siguientes:

  1. Hunter era miembro del consejo directivo de la compañía Burisma Holdings desde mayo de 2014, recibiendo una compensación de $50 mil USD al mes. Esto fue durante el período de transición entre el presidente Yanukovych, quien salió exiliado a Rusia en febrero y la toma de posesión del nuevo presidente electo Viktor Poroshenko, quien entró en junio con la misión de acabar con la corrupción reinante en el país.
  2. El Sr. Hunter Biden tenía mínimo conocimiento de Ucrania o de la producción de energía ucraniana o de gas natural. Él mismo reconoce que posiblemente el apellido Biden le haya abierto esa puerta.
  3. El dueño de Burisma era Mykola Zlochevsky, un oligarca corrupto conocido en agencias de seguridad occidentales[2].
  4. Hay informes de que el Sr. Zlochevsky pagó a altos funcionarios de Ucrania y posiblemente de EEUU para cerrar investigaciones en contra de su compañía por lavado de dinero.
  5. En diciembre de 2015, Burisma estaba siendo investigada seriamente por el nuevo gobierno ucraniano de Poroshenko. El fiscal que estaba encargado de la investigación era Viktor Shokin, quien fue removido de su cargo, en buena parte por la presión ejercida por el entonces vicepresidente Joe Biden.

Sin duda una situación complicada y con demasiados entuertos que no son completamente claros. De lo que no hay duda es que la computadora perdida ha abierto inesperadamente una caja de Pandora que no puede cerrarse.

Como cereza del pastel, hace unos meses Hunter, por medio de sus abogados, demandó al Sr. Mac Isaac por haber divulgado información confidencial de la computadora bajo la teoría de que la propiedad de la computadora no le daba propiedad del contenido del disco duro. Ahora resulta que el culpable de este complejo asunto es el que notificó al FBI de posibles violaciones a la ley. La otra sentencia popular que también se aplica al dedillo a Hunter Biden es: “errar es de humanos, pero echarles la culpa a otros es de políticos”, aunque yo agregaría “o de criminales”.

Por otra parte, basándose en la información obtenida de la computadora extraviada y de otras fuentes de información, la Cámara baja ya ha iniciado una investigación tendiente a determinar si hay suficiente evidencia de corrupción en la vicepresidencia en la época en la que el actual presidente ocupaba esa posición. Este juicio también será un factor que impactará la elección del 2024.

———————————————————–

[1] https://www.wsj.com/podcasts/opinion-potomac-watch/the-hunter-biden-laptop-disinformation-is-exposed/4e8baf05-447c-419e-80d8-7424827c7b52

[2] https://www.hsgac.senate.gov/library/files/hsgac-finance-report/

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor