¡Comparte con tu red!

Dictaduras siglo XXI. Ahora la educación.

por | Política

Al hablar de las dictaduras, es imposible dejar de señalar el adoctrinamiento y la ideologización que se da a través de la educación pública y, en los países que están en transición hacia este sistema totalitario, la imposición que se hace a la educación privada.

Considerando la situación que está pasando en México con los libros de texto -que no son gratuitos, puesto que los pagamos con nuestros impuestos, pero si son obligatorios-, hay un ataque directo a la libertad que tenemos los padres de familia para educar a nuestros hijos.

El gobierno que padecemos pretende apoderarse de las mentes de los infantes ideologizando la enseñanza y alentando, desde las aulas, la lucha de clases y la polarización entre quienes identifica como opresores y oprimidos; haciendo a un lado los conocimientos científicos, especialmente en lo social; dejando de lado cuestiones importantes como las matemáticas -en todos sus niveles-, el lenguaje y la literatura; manipulando también la verdad histórica, en una perversa intención de adecuarla a sus intereses.

Desde la antigüedad, los griegos, especialmente Platón y Aristóteles, hablaron de la importancia de la educación para la sociedad. Platón, en su obra “La República”, señala que en la educación destinada a niños y jóvenes, estos no deben aprender cosas contrarias a la verdad, ni tampoco admirar cosas innobles. Todo lo contrario: deben dárseles aquellas imágenes y conocimientos que los hagan mejores como individuos y como ciudadanos, de acuerdo con su época. Al igual que con el conocimiento, había gran interés en la educación musical y en educación física (gimnasia).

Lo que redondea su pensamiento político de Aristóteles es la educación: “Lo más adecuado es que un Estado, mientras siga siendo una multitud o una pluralidad, venga a ser una comunidad y una unidad por medio de la educación”. La educación es pues, el medio en que un Estado convierte lo disperso en unidad.

Mas tarde, en Roma, Cicerón vincula la dimensión pública de la educación al relacionar ética y política y al destacar el deber del político con la educación y el conocimiento; imponiéndoles el deber de ser virtuoso, capaz y leal con la ley, sin imponer a sus ciudadanos ningún precepto que no observe él mismo, ni ninguna ley que no acate.

Podemos ser exhaustivos revisando diversas perspectivas de la educación, pero sólo señalaremos -en oposición a lo mencionado- algo del siglo pasado: la visión de Lenin en la Unión Soviética; y la visión de Hitler en la Alemania nazi. Ambos estados totalitarios, cuya visión era el comunismo, y el tercer Reich, respectivamente.

La educación en el Estado comunista se convirtió en propaganda para ideologizar a los proletarios, a los niños y jóvenes, en la ideología totalita, para defender al Estado y retroalimentar el culto a la personalidad del dictador en turno.

En el tercer Reich no fue diferente, la educación fue encaminada a endiosar a la raza aria y destacar su superioridad sobre los no arios, atacando especialmente a los judíos, gitanos y otras minorías; e incitando a la aniquilación y esclavitud de los enemigos inventados por el líder.

Señalamos esto, porque hoy está sucediendo en México, con los nuevos libros de texto, y alertamos para evitar el desastre educativo que viene.

Para concluir vale la pena señalar las cualidades que todo político debe tener según Aristóteles: lealtad para con la constitución; capacidad para la responsabilidad del cargo, y virtud y justicia. Todas ellas ausentes en el actual gobierno.

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor