¡Comparte con tu red!

Situación post-electoral en Argentina 2023

por | Internacional

M​eses atrás realizamos el análisis de lo que podría pasar en las contiendas electorales del presente año; con un candidato ‘devaluado’ del oficialismo gobernante ‘Unión por la Patria’ (populismo socialista), Ministro de Economía Sergio Massa, quien compite internamente con Juan Grabois enrolado en los movimientos populares; la oposición que responde a ‘Juntos por el Cambio’ (alianza de neoliberales y socialdemócratas) y un outsider Javier Milei, que motivado por amigos en el año 2020 funda el partido ‘La Libertad avanza’, y se autodenomina ‘libertario’.

Acaban de realizarse las elecciones llamadas ‘Paso’ que precisan los candidatos definitivos que competirán en las elecciones generales del Mes de Octubre, por la presidencia, gobernaciones de Estados, y bancas legislativas.

En esta instancia se presentaron 26 candidatos a ocupar la presidencia del País, con partidos políticos creados para tal circunstancia, ya que logran el financiamiento del Estado (unos 380.000 U$S cada uno) para la impresión de ‘boletas electorales’, monto utilizado a discreción para todo tipo de gastos. De todas estas opciones sólo pasan a Octubre aquellos que logren un piso del 1.5 %; y para los que son del mismo espacio político, es el equivalente a una elección primaria, en la cual dirimen la candidatura definitiva.

Este sistema se implementó hace más de dos décadas durante el Gobierno de Néstor Kirchner, estableciendo el voto obligatorio en las internas partidarias; anteriormente cada partido realizaba su elección con sus afiliados y a veces era a ‘dedo’ de quien sustentaba el poder, típico caso del peronismo y su semejante el PRI (México).

La sorpresa en los resultados electorales, que echaron por tierra los pronósticos de todas las encuestas, fue el triunfo como candidato más votado de Javier Milei (30 %), seguido por la Alianza de Juntos por el Cambio, cuyos dos candidatos sumaron 27 % y en tercer lugar el oficialismo con el 25 %.

La franja etaria más significativa de los votos que obtuvo Javier Milei fue de los 17 a los 25 años, y su campaña se centró en ellos a través de las redes sociales (twiter, instagram y tic tok); otro potencial importante fueron los sectores más vulnerables que reciben planes sociales del Estado, pero se encuentran en un hartazgo de manipulación de los ‘punteros’ políticos, quienes se ‘quedan’ con un porcentaje del plan asignado.

El mensaje de Milei desde sus inicios fue decir que él venía a terminar con la ‘casta política’ de los negociados de los actuales legisladores y funcionarios; y a procurar un Estado pequeño y eficiente, volcado a cumplir con sus tareas indeclinables, evitando un Estado voraz como el actual, que acumula nuevos impuestos sobre la sociedad para sostener sus esquemas de corrupción y clientelismo.

Anuncia la privatización de empresas en manos del Estado, sistemas mixtos en la jubilación y pensión social, al estilo de Chile y Perú, con la posibilidad de participación de la iniciativa privada. (Su frente de batalla serán los partidarios de la estatización y de no cambiar el status quo, principalmente los sindicatos y las empresas ‘proveedoras del Estado’)

Frente a la enorme cantidad de planes de asistencia económica del Estado, en un país sumido en la pobreza, con más del 50% de la población en esta situación, propone recuperar la cultura del trabajo, condicionando la ayuda estatal a un empleo genuino y estable.

La inflación hoy, cercana al 120% anual, ha hecho perder el valor de nuestra moneda; por lo que propone un plan a largo plazo de ‘dolarización’, tal como lo hiciera Ecuador en su momento.

En educación promueve una escuela pública desideologizada y de calidad, que compita con la iniciativa privada a la cual incentivaría con el otorgamiento de un ‘voucher económico a los padres de familias que elijan esa opción.  (También aquí tendrá una gran resistencia del gremio de los maestros que no quieren perder las prebendas de un sistema educativo oficial ineficiente).

El país se encuentra en una encrucijada de violencia y avance del narcotráfico, con crímenes cotidianos entre bandas, en algunas ciudades como Rosario, a 300 km de Buenos Aires; hoy se quita la vida para robar un celular; por lo que propone la disminución en la edad de imputación de delito, ya que son muchos los menores que delinquen y no pueden ser judicializados; y el control de las manifestaciones violentas que atenten contra el bien común, como cortes de avenidas o autopistas.

En el orden de la Vida, comenzó anunciando que pediría la derogación de la ley del aborto; pero simultáneamente alienta la compra-venta de órganos, como buen liberal, regido por la oferta y la demanda.

 

¿Qué puede pasar?

El 22 de Octubre serán las elecciones generales, según las normas que rigen la elección, el candidato mayor votado tendrá que obtener más del 50% o más del 40% de los votos y tener diez puntos de diferencia porcentual sobre el segundo más votado para no ir a un ballotage; es decir que de no cumplirse estas condiciones habrá una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados.

Si la tendencia marcada sigue su marcha es probable una elección muy pareja entre Milei y Patricia Bullrich (de Juntos por el Cambio), quedando en tercer lugar y fuera de carrera el oficialismo.

A Milei lo ayuda tener como candidata a vicepresidenta a una buena mujer, católica y de sólidos principios; como asimismo un cansancio de la sociedad de lo ‘conocido’ y el deseo con probar con alguien que viene desde fuera del sistema. Le juega en contra, no tener una estructura visible de gestión.

A Bullrich la favorece, la estructura del partido Juntos por el Cambio, que ya fue gobierno y tiene equipos de personas idóneas para el armado de un equipo sólido, su mensaje de firmeza frente a la corrupción generalizada y la inseguridad, la ayuda a captar votos de la ‘clase media’ que se asusta frente a un disruptivo Milei. No la ayuda su pasado como guerrillera montonera en los ’70; ni su paso como funcionaria por los gobiernos de De la Rua, Menem y Macri.

A Sergio Massa, lo puede ayudar la volatilidad del voto y la retención de la Provincia de Buenos Aires donde el voto de las zonas más empobrecidas y clientes del estado asistencialista le dieron el triunfo; su mayor deseo es poder entrar en el ballotage donde pudiese arrimarse a un triunfo si todo el armado oficialista lo apoya, contando también con la realidad de que existen 11 millones de personas que no se presentaron a emitir su voto. Lo desacredita ser el ministro de economía del peor gobierno de la historia reciente.

Lo positivo de esta elección ‘en tercios’ será una Asamblea Legislativa sin mayorías de ningún partido, que harán indispensable el diálogo y los acuerdos para la concreción de las políticas públicas que la Argentina necesita.

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor