¡Comparte con tu red!

Familia y Escuela: Constructoras de Paz

por | Educación

En general, a todos nos queda claro que la familia es la primera escuela de la vida; y la escuela debe ser el segundo hogar. Es en la familia dónde se enseñan y viven valores como el bien, verdad, solidaridad, responsabilidad, respeto, tolerancia, amor, entre otros. Y la mejor manera de transmitir estos valores es a través del ejemplo de los padres a los hijos y la vivencia diaria en la sociedad.

La practica constante de estos valores, sin duda, genera armonía, paz y bienestar en la sociedad. Siendo así cabe preguntarse ¿por qué las guerras en el mundo (Rusía-Ucrania, Israel-Palestina)? ¿Por qué tanta violencia y asesinatos todos los días en México y el mundo? ¿Por qué los feminicidios, suicidios, secuestros, abortos, robos y tantos sucesos lamentables que atentan contra la paz? El gran problema es que estos sucesos los vemos cada día como más normales.

Hablar de Paz parece estar de moda, por las guerras y violencia; si queremos la paz mundial debemos empezar por la paz en nuestro hogar, en las escuelas; un gran problema es el cambio en las estructuras de familia, familias violentadas por padres divorciados que conlleva una dinámica también de hijos separados, situaciones cada vez más comunes de madres o padres solteros, o la difícil convivencia de la nueva pareja de papá o de mamá que confunde y merma el desarrollo integral de los niños; todo esto genera tensión, frustraciones y en muchos casos odio y resentimientos de los hijos hacia los padres, lo cual en muchos casos se desahoga en la escuela o ante la comunidad y si no aprendemos a perdonar y hacer tolerantes en casa, menos lo haremos con los demás.

En el mes de septiembre pasado la CEM (Conferencia del Episcopado Mexicano) y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, convocaron e impulsaron a un diálogo nacional por la Paz, que se llevó a cabo en la ciudad de Puebla; reuniendo a académicos, organizaciones de la sociedad civil, representantes de distintas religiones, gobiernos locales y personas interesadas en la construcción de la paz y comprometidas con el bienestar de la sociedad.

Uno de los muchos frutos de este diálogo, se centra en un documento denominado AGENDA NACIONAL DE PAZ, en el cual se hace un análisis profundo de las causas y consecuencias de la PAZ en México y en el mundo, con la intención de disminuir los índices de violencia y de esta manera ir construyendo la tan anhelada paz en todos los ámbitos y entornos sociales; coincidentemente toma como punto de partida el fortalecimiento de las familias como instancias de educación y socialización; sino logramos la seguridad en la familia (hogar) y la escuela (segundo hogar) estamos fallando como sociedad, especifica el documento.

El documento menciona también como de los origines de la violencia la crisis religiosa y de vocaciones, estamos sacando a Dios de nuestras vidas, si el Señor es dador de Paz y el Señor no está entre nosotros cada vez será más difícil lograr la Paz. La paz les dejo; mi paz les doy…Juan 14:27. El mismo Señor nos invita a construir y trabajar por la Paz; Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9

Esta falta de Dios en las familias ha traído también como consecuencia la falta de vocaciones, cada vez menos jóvenes o señoritas se interesan en el sacerdocio o la vida consagrada, esto complica también el apoyo y seguimiento de los sacerdotes a los fieles (de los pastores a su rebaño) y de la mano también la falta de vocaciones a la docencia, falta de maestros comprometidos que sean ejemplo para sus estudiantes como ya lo mencionaba anteriormente la palabra podrá convencer pero el ejemplo de un buen papá de una mamá amorosa de un maestro fiel a sus principios y comprometido con la formación de los niños puede arrasar; esto es lo que nuestra sociedad necesita formar y acompañar a las nuevas generaciones hay mucho por hacer para ir construyendo la Paz.

No olvidemos que la Paz es un Don de Dios, hay que pedírselo; pero también es tarea de todos (ora et labora). La Paz comienza con una sonrisa. Madre Teresa de Calcuta.

Si a esto le sumamos las actuales intenciones del gobierno federal en legislar en contra del poder judicial, habrá menos procuración de justicia y de paz; será un tema que abordaremos a detalle en la siguiente edición.

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor