¡Comparte con tu red!

«Un bien precioso»: el derecho a la libertad de religión o creencia

por | Derechos Humanos, Religión

La libertad de religión es un «bien precioso». Esta expresión, utilizada por primera vez en el histórico caso Kokkinakis (1993), se ha convertido en una de las citas habituales en la jurisdicción del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Lo que señala el Tribunal es que la libertad religiosa, aparte de su significado obvio para los seguidores de las distintas religiones, es indispensable para configurar una convivencia respetuosa en una democracia moderna. No es un lujo ni un privilegio. Citando al Tribunal, la libertad de religión o creencias es «uno de los fundamentos de la sociedad democrática»[1].

 A pesar de esta clara apreciación por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la libertad de religión o creencia ha vuelto a convertirse en un tema controvertido, sobre todo en Europa. En los últimos años se han planteado nuevas preguntas. Mientras algunas de ellas tienen relación con cuestiones prácticas acerca de cómo desarrollar mejor este derecho humano, otras revelan cierto escepticismo acerca de la relevancia actual de la libertad de religión o de creencias en una sociedad laica moderna.

¿La libertad de religión o de creencias privilegia a determinadas cosmovisiones religiosas? ¿Cuál es su alcance y dónde están sus límites? ¿Realmente necesitamos un derecho humano que aborde específicamente las cuestiones de religión y creencias? ¿No sería suficiente garantizar que cada individuo tenga libertad para expresar sus distintas opiniones, puntos de vista y convicciones, incluidas las religiosas? ¿Qué relación tiene la libertad de religión con el resto de los derechos humanos? ¿Cuál es el papel de la libertad de creencias dentro de agendas más amplias contra la discriminación? Se trata de preguntas de gran alcance.

La libertad de religión o creencia disfruta del elevado estatus de derecho humano inalienable. No solo está consagrado en instrumentos de derechos humanos internacionales y regionales; también incorpora plenamente los principios que definen, en su conjunto, el enfoque de los derechos humanos: universalidad, libertad e igualdad.

El propósito principal de los derechos humanos es institucionalizar el respeto a la dignidad humana de cada individuo. En contra de una mala interpretación generalizada, merece la pena resaltar que la libertad de religión o creencia no protege a las religiones o los sistemas de creencias en sí mismos ni es una prolongación directa de los conceptos o de los valores religiosos en el marco de los derechos humanos.

En lugar de ello, en cuanto a su naturaleza como derecho humano, la libertad de religión o creencias protege a los seres humanos contra toda forma de coerción, intimidación y discriminación en el vasto ámbito de las convicciones y prácticas religiosas o de las creencias. Por lo tanto, los sujetos del derecho son los seres humanos, como individuos y en comunidad con otros.

Este enfoque constante sobre los seres humanos (su dignidad, libertad e igualdad) constituye un denominador común que conecta la libertad de religión o creencia con el resto de los derechos humanos.

Dentro de la red más amplia de los derechos humanos, la libertad de religión o creencia juega, al mismo tiempo, un papel único. Representa una dimensión crucial de la humanidad, a saber, el hecho de que los seres humanos pueden adoptar y albergar convicciones profundas que moldean la identidad, que pueden permear todos los aspectos de la vida, tanto en privado como en público.

Citando la Declaración de Naciones Unidas de 1981 sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia, «la religión o las creencias, para quien las profesa, es uno de los elementos fundamentales de su concepción de la vida». A pesar de los puntos en los que se entrelaza con la libertad de expresión, la libertad de religión o creencia tiene, pues, su propio ámbito de aplicación.

Esto lo convierte en un derecho humano indispensable y garantiza una defensa crítica contra las tendencias actuales de marginación y banalización. Además, la libertad de religión o creencia cubre una amplia variedad de manifestaciones prácticas de las convicciones existenciales del individuo, tales como la libertad de celebrar el culto en comunidad, de mostrar su identidad religiosa de forma visible, de observar los preceptos religiosos, de educar a los propios hijos en conformidad con sus convicciones, de construir todo tipo de infraestructuras, desde jardines de infancia hasta cementerios, y muchos otros aspectos.

Sin apreciar el papel específico de la libertad de religión o creencia, los derechos humanos no podrían hacer justicia a la condición humana; de hecho, dejarían de ser plenamente humanos.

El hecho de que los distintos derechos humanos compartan el mismo propósito general, a saber, proteger la dignidad de todos los seres humanos, no excluye conflictos ocasionales. Abordar las tensiones que surgen entre las preocupaciones de los distintos derechos humanos es, en realidad, una parte normal de la práctica de los derechos humanos. Sería, por lo tanto, una grave mala interpretación considerar la libertad religiosa como un obstáculo para las agendas más amplias de los derechos humanos, por ejemplo, en el ámbito de la no discriminación.

No solo la libertad de religión o creencia es indispensable para una adecuada comprensión de los derechos humanos en general; también contribuye a un entendimiento adecuadamente complejo de las agendas de no discriminación. Si en ocasiones añade un elemento de «complicación», la razón de ello es que los seres humanos son, en realidad, seres «complicados».

Como humanos, tenemos múltiples necesidades, deseos, vulnerabilidades, identidades y opciones creativas. La posibilidad de albergar convicciones existenciales que permean lo más íntimo de nuestro ser y configuran nuestras percepciones y prioridades forma parte de lo que nos hace humanos. Igual que los derechos humanos serían impensables sin la libertad religiosa, las agendas de no discriminación estarían incompletas si no albergaran la importancia de los conceptos y las prácticas religiosas.

Además, la libertad de religión o creencia juega un importante papel en los debates actuales sobre la naturaleza laica del Estado moderno. El laicismo se ha convertido en una característica que define a las democracias modernas. También caracteriza, en gran medida, a la sociedad moderna. Sin embargo, si se mira más de cerca, se descubre que el término laicidad tiene significados muy diferentes.

La naturaleza laica de una constitución puede representar la actual tarea de mantener el espacio público abierto a la diversidad religiosa y no religiosa en la sociedad. Pero también puede ser un sustituto de las cosmovisiones pos religiosas y antirreligiosas, que pueden impregnar las instituciones y la vida pública. Entre ambas posturas, abierta y restrictiva, la línea del laicismo puede ser muy delgada y nadie sabe con exactitud por dónde discurre, pero existe.

La libertad de religión o creencia proporciona bases sólidas para valorar un entendimiento abierto e inclusivo de las constituciones democráticas laicas. Además, nos recuerda que el laicismo solo puede tener sentido cuando está al servicio del respeto a la libertad del individuo en la esfera privada y en la pública. He aquí una importante tarea.

La materialización de la libertad de religión o creencia en nuestras sociedades modernas plurales se ha convertido en una difícil tarea. Dada la inagotable diversidad de los sistemas religiosos, de creencias y de convicciones morales, de prácticas individuales y comunitarias, la libertad de religión o creencia ha quedado sujeta a muchas cuestiones de gran alcance que requieren un debate público exhaustivo. En cualquier caso, las personas siguen buscando un sentido último a la vida, siguen valorando sus convicciones existenciales, siguen celebrando el culto en comunidad, y siguen educando a sus hijos en conformidad con los valores que tienen en alta estima.

Convivir en una sociedad plural y democrática exige una cultura del respeto que no florecería sin la libertad de religión o creencia. El derecho a la libertad de religión o creencia sigue siendo, ciertamente, «uno de los fundamentos de una sociedad democrática», tal y como nos recuerda el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. De hecho, es un «bien precioso».

——————————

Tomado de: AID TO THE CHURCH IN NEED INTERNATIONAL, «Informe de libertad religiosa en el mundo 2021», abril de 2021. https://acninternational.org/religiousfreedomreport.

[1] Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Guide on Article 9 of the European Convention on Human Rights, actualizado el 31 de agosto de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.echr.coe.int/Documents/Guide_Art_9_ENG.pdf.

Autor

  • Filósofo, historiador y teólogo católico alemán. Es profesor de Derechos Humanos y Política de Derechos Humanos en la Universidad de Erlangen.