¡Comparte con tu red!

Ahora Palestina

por | Internacional

La información diaria sobre la guerra entre Israel y Palestina, no deja lugar a dudas respecto a las acciones terroristas de ambos participantes, los muertos, hombres mujeres y niños, así como la toma de rehenes por la milicia de Hamas, desataron la inmediata represalia, para mi punto de vista también terrorista, con la pérdida de vidas humanas que aumenta cada día y la destrucción indiscriminada de objetivos supuestamente militares, pero mayoritariamente civiles, según todas las informaciones que día con día derraman las diferentes agencias de noticias, por lo que no hay duda del sufrimiento de una mayoría de civiles ajenos a  Hamas y al terrorismo Israelí comandado por el primer ministro Benjamín Netanyahu, y hay que recordar los errores de Inglaterra y Estados Unidos en la posguerra, que crearon diferentes estados nacionales sin considerar la presencia de los pueblos originales, y abrieron un espacio al estado de Israel sin considerar lo mismo para los gitanos y otros pueblos discriminados inicialmente por los nazis, pero después por los vencedores. No hay que olvidar a los kurdos, que todavía hoy son víctimas sin mucha esperanza de reconocimiento.

De lo que no hay duda, es que la presencia del Estado de Israel ha sido fuente de constantes conflictos y guerras, mientras no se haga justicia a Palestina, que sin deberla ni temerla ha sido dividida, invadida y sojuzgada sin que la ONU y otros organismos, levanten un dedo para buscar la paz justa que ponga fin a la guerra injusta.

Las múltiples resoluciones de la ONU, desde los altos del Golán, hasta los territorios del Líbano en su frontera sur, la guerra del Sinaí. Hay por lo menos 20 resoluciones de la ONU, iniciando con la 181 en la que se instaura el estado judío, pero también el estado árabe y una zona bajo régimen internacional que jamás se cumplió.

Después, la resolución 242 adoptada por unanimidad del consejo de seguridad el 22 de noviembre de 1967, 6 meses después de la guerra de los 6 días, en la que se exige la reinstalación de la paz en Oriente Medio y la retirada del ejército de ocupación de los territorios ocupados durante este conflicto. Además del ¨” reconocimiento de la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de cada estado de la región y su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras reconocidas y seguras”.

En los siguientes años, el número de resoluciones de la ONU ha ido en aumento, pero son papel mojado para el gobierno judío y sus aliados, especialmente los Estados Unidos e Inglaterra, principales responsables de apoyar a su aliado para el incumplimiento de dichas resoluciones.

Una de las últimas resoluciones, la número ES-10/L.22 (21 de diciembre de 2017), en que se declara “nulo y sin valor” la declaración de Jerusalén como capital del estado de Israel, (impulsada en su momento por el gobierno de Donald Trump).

Podemos mencionar una tras otra las resoluciones que han sido ignoradas por el estado de Israel, y patrocinadores.

Al ignorar el derecho internacional y las resoluciones de los organismos internacionales, especialmente la ONU, me parece que la carga de la culpabilidad de lo está sucediendo, no es ajena al Estado de Israel, y las declaraciones de su actual primer ministro lo confirman, no parece haber espacio para el entendimiento, y al paso que van si para la aniquilación.

Las manifestaciones contra la guerra se han dado en todo el mundo, también en México, y en Israel, pero la dureza del gobierno israelí, su resistencia los clamores de paz y su falta de empatía con los muertos de ambos bandos, presagian algo que me disgusta profundamente, pero creo que va a manifestarse como una nueva ola de antisemitismo.

Los llamados de su Santidad el Papa Francisco parecen caer en el vacío, y espero que su llamado a la oración por las victimas tenga respuesta de la comunidad cristiana.

 

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor