¡Comparte con tu red!

Propósitos de Año Nuevo

por | Familia

Llega el año nuevo y con él una seria de propósitos y buenas intenciones, que en muchas ocasiones hasta los ponemos por escrito para que no se olviden y poner manos a la obra lo antes posible: hacer ejercicio, bajar de peso, bajarle al cigarro o alcohol, viajar, aprender algún idioma, dedicar más tiempo para uno mismo, etc. Para lograr que se cumplan y que no quede en solo buenas intenciones o propósitos es necesario realizar cosas diferentes; si volvemos a lo mismo del año pasado, seguramente serán los mismos resultados.

Una manera diferente y de iniciar bien el año, se puede aprovechar celebrando, viviendo y entendiendo una de las primeras fiestas que nos presenta el año y que más les gustan a los niños: La Epifanía, mejor conocida como el día de los Santos Reyes Magos; la carta a los reyes magos generalmente comienza con una evaluación de lo que hicimos bien o mal durante el año, pero aun así apelamos a la generosidad de los “reyes magos”.

Con esa misma inocencia que piden los niños los regalos, podemos también pedir como padres de familia, como maestros, como líderes sociales, gobernantes, sacerdotes que a pesar de nuestros errores o limitaciones durante el año y toda la vida tengamos la inocencia, la confianza de pedir los regalos de los tres Reyes magos: oro, incienso y mirra; los regalos que simbolizan a Cristo como Rey, como Dios y como Hombre; y que nosotros podemos pedir como hijos de Dios con un significado diferente: el oro que simboliza la Fe y que debemos pedir al Señor nos conceda una Fe que brille como el oro, que con esa luz podamos ser guía de nuestros hijos, alumnos, subordinados. El incienso que simboliza la Caridad y con ese aroma típico del incienso que da paz y tranquilidad podamos impregnar de paz y armonía también nuestro entorno: trabajo, familia, sociedad; finalmente la mirra que simboliza la Esperanza, que la Esperanza sea al igual que la mirra el bálsamo que cura y nos fortalece para aguardar la venida del Señor, firmes en la Fe, la Esperanza y la Caridad.

Y que al igual que los reyes magos nos dejemos guiar por la Luz (estrella) hacia el Señor pero que a su vez también podamos ser guía y luz como se mencionó anteriormente de nuestra familia, de nuestros alumnos, de la sociedad; hoy más que nunca necesitamos de buenos guías, de buenos líderes en el gobierno, en las familias y escuelas, líderes que puedan dar la vida y conozcan a sus ovejas como el buen pastor; padres de familia comprometidos con la educación y formación de sus hijos, maestros de vocación que procuran junto con los padres el desarrollo y crecimiento integral de los niños, gobernantes íntegros que trabajan por el bien común de la sociedad, sacerdotes que ven en cada uno de sus feligreses el rostro de Cristo para ayudar y consolar, y así todas las personas de buena voluntad que puedan influir (influencers) positivamente en otras personas para mejorar y cambiar y hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.  

Sin duda alguna una gran responsabilidad para todos los que tenemos la oportunidad de influir en los demás, de ser guía, no quedará sin recompensa… Teniendo en cuenta las palabras de la escritura al referirse a los niños y la influencia negativa que se podría ejercer en ellos… Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero hay de aquel que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgara al cuello una piedra de molino de asno, y que se le anegara en lo profundo del mar (Mateo 18, 6).

Finalmente al igual que los reyes magos que tuvieron que regresar por otro camino para evitar al rey Herodes, también nosotros podamos retomar este año por otro camino alejándonos del pecado o de las malas prácticas, podamos retomar el camino de la conversión, del perdón, de la alegría y juntos retomemos nuestra vida y trabajo diario con entusiasmo y logremos nuestros propósitos, para que al final podamos decir con la inocencia y la confianza de un niño que aunque no nos portamos muy bien queremos nuestro regalo: la vida eterna.

En verdad les digo que, si no se convierten y se hacen como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Mateo 18:3

Suscríbete a Revista Forja en WhatsApp

Suscríbete grátis a Revista Forja

Suscríbete al canal de Revista Forja en WhatsApp (más privado que un grupo) y recibe cada mes la revista en PDF y artículos como este cada semana.

Autor