¡Comparte con tu red!

C hesterton, el reconocido escritor inglés converso católico, decı́a que cuando entraba a una iglesia se quitaba el sombrero, no la cabeza. El hombre de fe también es un hombre de razón. La encı́clica Fides et Ratio afirma que las dos alas que elevan al ser humano son la fe y la razón, lo cual nos recuerda el adagio agustiniano, creer para entender, entender para creer. La encı́clica Veritatis Splendor advierte de “el riesgo de la alianza entre democracia y relativismo ético, que quita a la convivencia polı́tica cualquier punto seguro de referencia moral, despojándola más radicalmente del reconocimiento de la verdad” (n. 101), lo cual nos lleva a lo dicho en la Centesimus Annus cuando se afirma que “si no existe una verdad última la cual guı́a y orienta la acción polı́tica, entonces las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas fácilmente para fines de poder. Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia” (n. 46). Por tanto, un católico congruente, que busca vivir la libertad y la caridad en la verdad y que busca cuidar que una democracia no se instrumentalice al servicio del totalitarismo, deberı́a ser apreciado en su contribución al bien común, no deberı́a haber elementos valederos para descalificar o excluir a un católico en la esfera pública, y sin embargo…

En estos tiempos donde la intensidad de la competencia polı́tica de la democracia más importante de Occidente se vive por primera vez en medio de una pandemia se da un suceso que me llega al corazón. Un católico al cual conozco desde hace varios años y del cual he recibido un gran testimonio de lo que es ser un católico congruente, que da su testimonio desde la polı́tica, ha venido siendo atacado por el hecho de ser católico y lo que esto conlleva en la esfera pública. Hombre de razón y de fe, Dan Lipinski es un polı́tico demócrata, miembro de la House of Representatives1 desde el 2005.

Con sólida formación académica, es ingeniero mecánico con maestrı́as en Ingenierı́a y Economı́a ası́ como doctor en Ciencia Polı́tica, ha servido desde los Comités de Ciencia, Espacio y Tecnologı́a, ası́ como en el Comité de Transporte e Infraestructura. Haciendo uso de razón y dando un gran testimonio de su fe, Dan ha defendido y promovido la vida, la familia y las libertades fundamentales, con tal congruencia que en ocasiones  ha sido prácticamente el único demócrata en hacerlo.

Un católico congruente, que busca vivir la libertad y la caridad en la verdad, y que busca cuidar que una democracia no se instrumentalice al servicio del totalitarismo, debería ser apreciado, y sin embargo…

Como ejemplos de su solidez en estos importantes temas, Dan tiene un impresionante record de iniciativas y votos en estas materias, como la iniciativa presentada junto con otro estimado legislador católico, Chris Smith, la iniciativa No Taxpayer Funding for Abortion Act. Votó por la prohibición del aborto a la semana 20, votó en contra del incremento del financiamiento de la embryonic stem cell research, votó en contra del reconocimiento del llamado matrimonio del mismo sexo ası́ como del Obamacare y a favor de la Defense of Marriage Act (DOMA).

(1)Equivalente a la Cámara de Diputados de muchos otros paı́ses. 

Obama aprovechó su presidencia, teniendo a Biden de vicepresidente, para ir sacando de las filas de su partido a los legisladores demócratas que defendı́an vida, familia y libertades. Este activismo arreció con la presión adicional de liderazgos demócratas como la del Senador Bernie Sanders –dos veces aspirante a la candidatura  presidencial demócrata, quien considera que es admirable el gobierno comunista de  los Castro en Cuba–, que en la cima de su poder declaró publicamente que en el partido demócrata no debe haber espacio para los pro vida y que ser demócrata implicaba ser pro choice2.

Se sumó la legisladora Alexandria Ocasio-Cortez y los Justice Democrats3 . Pero la fuerza más  importante para impedir que siguiera siendo legislador Dan Lipinsky fue el     de potentes maquinarias del aborto, “una coalición de grupos a favor del derecho al aborto, entre los que se encuentran EMILY’s List, NARAL, Pro-Choice America y Planned Parenthood, que aportaron cerca de $1 millón de dólares en spots de TV atacando a Lipinski”, y con lo cual terminaron imponiendo a Marie Newman –exactamente contraria a los valores de Lipinski– para ocupar su puesto en la candidatura al cargo de elección que le correspondı́a.

Dan ejerció su vocación polı́tica en oración y trabajo. Su divisa como legislador fue “been Catholic first”4 , poner siempre primero lo primero. Eso me recuerda tanto a otro polı́tico católico, Tomás Moro, que siempre dijo que era un buen servidor del rey, pero Dios va primero, y que siguió su conciencia bien formada hasta el martirio, dando al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. Le dijo a su esposa, que le pedı́a firmar lo que el Rey querı́a para recuperar su estatus y propiedades, “no serı́as buena negociadora, ya que no se da lo más por lo menos”, refiriendose a que no se da su conciencia y la vida eterna por un estatus y unas propiedades que son pasajeras.

(2) Es la forma de decir “pro aborto” en los Estados Unidos. Choice es elección en inglés: eufemı́sticamente estos partidarios del aborto disfrazan su postura con una supuesta libertad que estarı́an promocionando para las personas. (3) Grupo radical de izquierda en el seno del partido demócrata creado luego de la derrota del Partido en 2016. Entre otras cuestiones, abogan por aumentar el dinero a Planned Parenthood y a los derechos. (4) Ser católico

Dan suele fundamentar con ciencia y buena argumentación el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la institución matrimonial conformada por hombre y mujer y la libertad religiosa.

“Nuestra prioridad debe ser proteger la vida desde su inicio, nadie es desechable, cada uno es único desde el día uno; hay que proteger a la mujer y su bebé como actos de amor, porque eso es de lo que se trata el movimiento pro vida”, dijo Dan Lipinski, con lo cual provocaba la ira de los lı́deres “progresistas” ası́ como la industria y el lobby más  poderoso que definitivamente no permitirı́an que siguiera en la House of Representatives.

De la misma manera, la jueza Amy Coney Barett, nominada por Trump para ser la nueva carta para integrar la Suprema Corte de Justicia, desata la ira anti cristiana, anti vida, logrando que en el mainstream, junto con los senadores demócratas,  descalifiquen a Amy por ser “muy” católica, es decir, que realmente quiere ser congruente con su fe a la par de ejercer a cabalidad su razón. Amy cuenta con una sólida trayectoria académica, licenciada en literatura inglesa y en derecho, graduada  con los más altos reconocimientos, magna cum laude y Juris Doctor Summa cum laude, profesora universitaria en Notre Dame, con carrera judicial y actualmente jueza de la Corte de Apelaciones en el Séptimo Circuito. Es de destacar los cuestionamientos de la Senadora demócrata Dianne Feinstein que considera que Amy, por ser tan católica, no debe ser ni jueza ni llegar a la Suprema Corte.

Tomás Moro siempre dijo que era un buen servidor del rey, pero puso a Dios primero, y siguió su conciencia bien formada hasta el martirio.

En el Magisterio de la Iglesia Católica destacan algunos documentos como guı́as que pueden iluminar el camino de un católico en la polı́tica.

En primer lugar la Evangelium Vitae de Juan Pablo II, que en su número  19 sostiene       que “Hay un aspecto aún más profundo que acentuar: la libertad reniega de sí misma, se autodestruye y se dispone a la eliminación del otro cuando no reconoce ni respeta su vínculo constitutivo con la verdad. Cada vez que la libertad, queriendo emanciparse de cualquier tradición y autoridad, se cierra a las evidencias primarias de una verdad objetiva y común, fundamento de la vida personal y social, la persona acaba por asumir como única e indiscutible referencia para sus propias decisiones no ya la verdad sobre el bien o el mal, sino sólo su opinión subjetiva y mudable o, incluso, su interés egoísta y su capricho”. Lo cual nos lleva a ubicar en el punto 20 lo siguiente “Así, desaparece toda referencia a valores comunes y a una verdad absoluta para todos; la vida social se adentra en las arenas movedizas de un relativismo absoluto. Entonces todo es pactable, todo es negociable: incluso el primero de los derechos fundamentales, el de la vida.” Con esto la conclusión que en el mismo punto 20 se expresa ası́: “Reivindicar el derecho al aborto, al infanticidio, a la eutanasia, y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la libertad humana un significado perverso e inicuo: el de un poder absoluto sobre los demás y contra los demás. Pero ésta es la muerte de la verdadera libertad: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo» (Jn 8, 34)”.

La libertad enloquecida lleva a la esclavitud, de ahı́ la importancia de ubicar bien la libertad y lo que puede significar la liberación.

El documento que me parece más iluminador,  inspirador  y que  nos da  a  entender  de una manera profunda lo que resulta ser lo más clave en lo que es el ser católico en la polı́tica es Sacramentum Caritatis de Benedicto XVI, en el cual aborda, en su  numero 83, el concepto de “Coherencia eucarística… a la cual está llamada objetivamente nuestra vida”. El Papa nos dice: “el culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe” (n. 83). Y nos enfatiza la importancia que esta  coherencia  eucarı́stica  tiene  en  quienes  participan  de  manera más protagónica en la esfera pública: “Obviamente, esto vale para todos los bautizados, pero tiene una imporancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales”. Entonces, ¿cuáles son esos valores? Pues son “el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables. Así pues, los políticos y los legisladores católicos, conscientes de su grave responsabilidad social, deben sentirse particularmente interpelados por su conciencia, rectamente formada, para presentar y apoyar leyes inspiradas en los valores fundados en la naturaleza humana.” Y nos recuerda que “esto tiene además una relación objetiva con la Eucaristía (cf. 1Co 11, 27-29)”, y hace un llamado a la máxima autoridad en cada diócesis: “Los Obispos han de llamar constantemente la atención sobre estos valores. Ello es parte de su responsabilidad para con la grey que se les ha confiado”.

Tomando esto en cuenta, es de llamar la atención que en el mainstream los católicos como Lipinski o Amy sean descalificados, vituperados en la esfera pública, justo por ser congruentes. Y es de llamar también la atención que hay otro tipo de católicos que son admirados, reconocidos y promovidos en la esfera pública justo por lo contrario.

Polı́ticos como Joe Biden, con más de 4 décadas como legislador y 8 años como vicepresidente cuando Barack Obama fue presidente, que tiene una fuerte trayectoria de defensa, promoción y financiación del aborto, del “matrimonio” del mismo sexo,  de la ideologı́a de género y de atentar contra la libertad religiosa. “I suport Roe5, I suport woman right to choose, and quite frankley, I always will” (“Yo apoyo Roe, apoyo el derecho de las mujeres a decidir, y francamente, siempre lo haré”) ha dicho el propio Biden. Y que además elige como su compañera de fórmula, como  candidata a la vice presidencia a la senadora –y antes jueza– Kamala Harris, que    coincide con él en los temas en contra de la vida, la familia y la libertad religiosa. Más grave es que ella considera como criterio para excluir a alguien de un cargo público el hecho de ser católico, pro vida y miembro de un movimiento eclesial como los Caballeros de Colón. Y por si fuera poco Biden también elige para ser su nominado para Attorney General –fiscal general de los EUA–, a su amigo de años y también “católico” Andrew Cuomo, que como gobernador de Nueva York tuvo a bien meter una iniciativa de aborto durante los nueve meses e incluir el partial birth abortion6. Tras conseguir que la mayorı́a demócrata lo apoyase y el congreso del Estado de Nueva York aprobase la infame legislación, Cuomo festejó iluminando de rosa los principales monumentos y edificios de la Gran Manzana y llamó “derecho” al asesinato del más inocente en su etapa más vulnerable.

(5)Se refiere al famoso caso Roe Wade, que despenalizó el aborto en los EEUU en 1973. Es una alusión inequı́voca del apoyo al aborto legal. (6)Aborto por nacimiento parcial, una técnica que se aplica a niños y niñas a los 9 meses de gestados, a punto de nacer.

En esta lista puede haber muchos otros, pero la que tiene una relevancia superior es la legisladora Nancy Pelosi, speaker of the house7 y la tercera en lı́nea de mando si algo le pasa al presidente de los EUA, quien también apoya exactamente lo contrario a lo que indica la doctrina social de la Iglesia Católica y va en contra de los no negociables, aunque se ufana de ser católica y hasta usa esto en sus campañas.

Llama la atención que católicos como Lipinski o Amy sean descalificados en la esfera pública por ser congruentes. Y otro tipo de católicos como Biden son admirados, reconocidos y promovidos justo por lo contrario.

 

En campaña se puede ver cómo se intenta secuestrar el voto católico, instrumentalizándolo para justo la agenda más contraria a  las  enseñanzas  de  la Iglesia. Al ver dos anuncios oficiales de la actual campaña de Biden, donde se dice católico y usa la imagen del Papa Francisco, del rosario, de las monjas, y dice que la fe católica “inspira todo su proceder como político” (sic), incurre en la más fuerte incongruencia, eucarı́stica y pública. No cabe duda que en este rubro, Biden se maneja como muchos polı́ticos que consideran que el fin en –obtener el poder presidencial–, justifica los medios – instrumentalizar lo católico, a pesar de promover constantemente exactamente lo opuesto a lo que la Iglesia enseña y propone a todo católico–.

(7) Equivalente a Presidente de la Cámara de Diputados en otros paı́ses.

En fin, Biden, apoyado polı́tica y económicamente por la industria del aborto8, por el lobby de la ideologı́a de género y con un record ominoso de atentar contra la libertad religiosa y de los padres en temas como la educación de sus hijos, propone un  gobierno de alianza entre la “democracia” y el relativismo. El propugna un gobierno netamente totalitario cuyo poder va más allá de las fronteras de los EEUU y que aspira a fortalecer y promover esta agenda globalmente, en plena consonancia con lo que la principal instancia intergubernamental promueve. En estos  últimos  cuatro  años  el gran dique que impide que la ONU imponga su agenda de aborto e ideologı́a de género – bajo los nombres bien sonantes de “nuevos derechos sexuales y reproductivos”–, es precisamente la actual administración de los EEUU.

Orwell decı́a que “el lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen verdaderas, el asesinato respetable y dar una apariencia de solidez a lo que es puro viento”. Esto aplica plenamente al lenguaje que utiliza el señor Biden. El impulso que le darı́a a los llamados “nuevos derechos sexuales y reproductivos” tendrı́a unos efectos de alcance global en el más puro y duro sentido orwelliano.

Lamentablemente esto se harı́a en nombre de un catolicismo incongruente promovido desde el mainstream media abonando a la más grande masacre infringida a los más inocentes y vulnerables.

Espero en verdad que la gente pueda ver, a tiempo, que el rey está desnudo y actúen en consecuencia.

(8) “Abortion is the esential health care service” (“El aborto es un servicio de salud esencial).”Abortion is an procedure that can not be delate”, (“El aborto es un procedimiento que no puede ser demorado”). Dos frases textuales de Joe Biden que claramente comparte la prisa por matar bebes con muchos funcionarios de la ONU.

Autor

  • Presidente del Frente Nacional por la Familia, Vicepresidente de la Political Network for Values, Profesor Universitario.