¡Comparte con tu red!

¿Qué sucedió con Roe vs Wade?

por | Derechos Humanos, Salud

En 1969 Norma McCorvey estaba embarazada y consideraba que la mejor alternativa para seguir su vida era abortar a la niña que llevaba en el vientre.  La decisión de Norma era consecuencia de haber tenido una infancia y adolescencia difíciles y de vivir como soltera, lesbiana, y con problemas de alcoholismo.  Ella vivía en Dallas, Texas, en uno de los 30 estados que prohibían el aborto en cualquier momento del embarazo, mientras que el resto de los estados tenían leyes que limitaban esa práctica. 

 Norma había dado en adopción a sus dos primeras hijas y buscó infructuosamente abortar a la niña que eventualmente también fue adoptada (Shelley Lynn Thornton).  Sin embargo, ya había contactado a las abogadas Linda Coffee and Sarah Weddington, quienes demandaron al fiscal del estado de Texas (Henry Wade) para permitir que Norma, bajo el pseudónimo de Jane Roe, abortara. 

La demanda se conoció como Roe vs Wade y llegó a la Suprema Corte de los Estados Unidos, en donde, en 1973, se decidió que el derecho al aborto estaba implícito en la enmienda 14 a la Constitución Americana y que debería ser aceptado por todos los estados durante los primeros meses del embarazo. 

La Corte dividió el «derecho al aborto» de acuerdo a los tres trimestres en que se divide el embarazo.  Considerando que sólo podría haber limitaciones significativas en el tercero.

Algunos estados comenzaron a imponer limitaciones en este procedimiento.  Varias demandas contra estas limitaciones también llegaron hasta la Suprema Corte y una (Planned Parenthood of Southweastern Pennsylvania v. Casey en 1992) alcanzó notoriedad significativa. 

El gobierno de Pennsylvania, encabezado por Robert Casey (demócrata provida) impuso algunas limitaciones en la práctica del aborto. Planned Parenthood demandó y eventualmente la Suprema Corte decidió que el derecho al aborto era un precedente que debía respetarse (Stare decisis), pero que se podían imponer limitaciones que no fueran una “carga indebida” para la mujer.  Sutilmente se modificó el esquema de trimestres establecido en 1973 por uno nuevo de “carga indebida”.

Ley de Mississippi

De los varios estados con legislaturas provida, el estado de Mississippi aprobó, por medio del official de Salud del Estado, Thomas Dobbs, una ley que controvertía el Stare decisis, de Roe v. Wade, considerado inamovible por muchos. 

Al prohibir el aborto a partir de la semana 15 del embarazo, Mississippi rompía el paradigma de limitar el aborto antes de tercer trimestre de embarazo o cuando el feto fuera viable.  Al aceptar escuchar este caso, la Suprema Corte abría la posibilidad de derogar las leyes que obligaban a aceptar el aborto en todo el país

La sentencia de la Corte Suprema no fue inesperada, pues esta decisión es única en otro aspecto: nunca en la historia de la Corte se había filtrado un bosquejo de la decisión final, posiblemente con el objetivo de forzar un cambio en la decisión tomada.

Resumen de la decisión Dobbs V. Jackson

La mayoría de los jueces de la Suprema Corte son tajantes al asegurar que: “Roe y Casey deben ser anulados. La Constitución no hace ninguna referencia al aborto, y no existe tal derecho protegido implícitamente por cualquier disposición constitucional, incluida en la que ahora se basan principalmente los defensores de Roe y Casey: la Cláusula del Debido Proceso de la Decimocuarta Enmienda.” 

Pues aseguran que “el aborto es fundamentalmente diferente (a cualquier otro acto), como reconocieron tanto Roe como Casey, porque destruye lo que esas decisiones llamaron «vida fetal» y lo que la ley que tenemos ante nosotros (la de Mississippi) describe como un «ser humano no nacido».

Los jueces concluyeron que “Roe estaba terriblemente equivocado desde el principio. Su razonamiento fue excepcionalmente débil, y la decisión ha tenido consecuencias perjudiciales. Y lejos de lograr una solución nacional del tema del aborto, Roe y Casey han encendido el debate y profundizado la división.” 

Esta conclusión fue basada en un análisis crítico en tres pasos: 

[…]“si la referencia de la Decimocuarta Enmienda a la «libertad» protege un derecho en particular.”  Los jueces encontraron que la decisión de 1973 “Sostuvo que el derecho al aborto, que no se menciona en la Constitución, es parte de un derecho a la privacidad, que tampoco se menciona”.

La enmienda protege dos tipos de derechos: los mencionados en las primeras ocho enmiendas y otros derechos fundamentales no mencionados explicitamente. 

Para saber si un derecho pertenece al grupo de derechos no mencionados explícitamente en la Constitución, se analiza si ese derecho está: a) arraigado en la “historia y tradición” de la nación; b) si es un componente de la “libertad ordenada” que ha descrito la corte y c) si ese presunto derecho está “respaldado por otros precedentes”. 

Las repuestas resumidas fueron:

a) La historia occidental y la de los Estados Unidos coinciden consistentemente que el aborto es un delito, incluyendo todos los estados de los Estados Unidos hasta mediados del siglo XX.

b) Los jueces también concluyen que” La libertad ordenada establece límites y define el límite entre intereses en competencia”.

c) Que, si los criterios usados para justificar el aborto son válidos, se “podrían autorizar como derechos fundamentales al consumo de drogas ilícitas, la prostitución y similares”.

También consideraron “si la doctrina de stare decisis aconseja la aceptación continua de Roe y Casey.”  Comenzaron por considerar que “Algunas de nuestras decisiones constitucionales más importantes han anulado precedentes anteriores. Cinco factores pesan fuertemente a favor de anular a Roe y Casey”.  En mi opinión, los dos primeros son los de mayor peso.

  1. Sobre la naturaleza del error”.  “Al igual que la infame decisión en Plessy v. Ferguson (la decisión de segregar racialmente a la población), Roe también estaba terriblemente equivocado.” 
  2. “La calidad del razonamiento.” “Roe se decidió incorrectamente, pero esa decisión fue más que simplemente incorrecta. Se mantuvo en terrenos excepcionalmente débiles.”

 Cerca del final de la sentencia, la Corte enfatiza que esta decisión se refiere al derecho constitucional al aborto y no a ningún otro derecho. Nada en este dictamen debe entenderse como que pone en duda precedentes que no conciernen al aborto.”

La sentencia culmina con una importante aclaración:  Esta sentencia no prohíbe el aborto, simplemente permite que los estados impongan o no restricciones a esta práctica sin forzar a todos los estados a adoptar leyes y prácticas que no sean aceptadas por los legisladores de cada entidad. 

En las palabras de los juristas: Terminamos esta opinión donde comenzamos. El aborto presenta una profunda cuestión moral. La Constitución no prohíbe a los ciudadanos de cada Estado regular o prohibir el aborto. Roe y Casey se arrogaron esa autoridad. Ahora anulamos esas decisiones y devolvemos esa autoridad al pueblo y sus representantes electos.